En Quintana Roo #JuntosSaldremosAdelante ante el COVID-19

Clusters

La historia nos enseña sobre los distintos viajes que se realizaban en la antigüedad e indica que: “Las migraciones, los viajes, han sido consustanciales para el ser humano durante miles de años. El hombre primitivo necesitaba viajar para sobrevivir, era itinerante como única manera de obtener el sustento y el cobijo” (Valls, 2003).

Pese a que la actividad turística proviene de tiempos ancestrales, se definió hace unos años como actividad económica independiente debido a que engloba a una gran variedad de sectores económicos y disciplinas académicas, es por este motivo que encontrar una definición absoluta del término es un tanto difícil.

Actualmente en México, el turismo es el segundo generador de recursos económicos del país, es importante mencionar que en el sur del estado de Quintana Roo, la cantidad de turistas es menor a la reflejada en la zona norte del estado, con destinos reconocidos internacionalmente. La distribución geográfica de la producción bruta de las actividades turísticas por entidad federativa nos enseña que Quintana Roo está posicionado en el primer lugar con el 11.5% lo cual nos da una idea clara de la importancia que juega el estado en este rubro económico.

La alternativa para el desarrollo económico y competitivo de un país radica en la creación de clusters, estrategia que asigna al estado la creación de la infraestructura necesaria que coadyuve al florecimiento de industrias y nichos de mercado acordes a la vocación de cada región, y en coordinación con la iniciativa privada (Fuentes y Martínez, 2003).

Una actividad fructífera en el país ha sido la apicultura, ya que ha tenido un papel muy importante en el sector ganadero, esto derivado a la generación de empleos y a la alta captación de divisas del subsector ganadero.

Al comienzo de la producción de miel a nivel nacional se destinaba para su exportación en un 90%, ya que se contaba con interés por obtenerla, pero hasta hace algunos años se ha logrado captar el 50% de la producción para el consumo del país. La demanda de la producción de miel ha dado como resultado obtener un precio más estable a nivel mundial, contando con precios más competitivos para quienes la producen, y esto ha llevado a tener el interés por invertir en este sector.

El estado de Quintana Roo, no se caracteriza por ser un Estado en donde se industrialice la apicultura, su práctica va dirigida no a tener grandes economías, sino más bien es una actividad que se realiza como subsistencia familiar. Por esta razón, es importante visualizar proyectos estratégicos que lleven a todos los municipios a tener interés en la producción de miel y sus derivados, para generar empleos y mayores ingresos que ayuden al desarrollo del Estado.

Por consiguiente es importante implementar estrategias  y creación de clusters en las comunidades para dar una información profunda en donde no solo se expongan temas de producción y comercialización, sino contar con análisis que permitan detectar la demanda de la miel y sus derivados y de esta manera detonar su transformación y procesamiento para obtener cualidades mas competitivas en relación al equipamiento, procesos y capital humano, y logrando así posicionar al Estado como uno de los principales productores apícolas en la región.

La alternativa para el desarrollo económico y competitivo de un país radica en la creación de clusters, estrategia que asigna al estado la creación de la infraestructura necesaria que coadyuve al florecimiento de industrias y nichos de mercado acordes a la vocación de cada región, y en coordinación con la iniciativa privada (Fuentes y Martínez, 2003)

La economía mundial, se ha visto impulsada por la apertura de los mercados al libre comercio con la llamada globalización. Al entrar en este mundo globalizado, los países participantes tienen la necesidad de competir con mercados altamente desarrollados, los cuales poseen un alto grado de innovación tecnológica y capital humano que les proporcionan las ventajas competitivas en diferentes ámbitos de la economía. Por lo anterior, las economías en desarrollo buscan la manera de ser competitivos a nivel internacional, de tal manera que sus productos cumplan los estándares de calidad internacionales que les permita integrarse al mercado y en consecuencia desarrollar la economía nacional.

La elaboración del clúster de piña es una herramienta fundamental para los tres niveles de gobierno que siempre están en la búsqueda de alternativas que conduzcan al crecimiento económico en el Estado. Esta metodología de clústers va a permitir reactivar la actividad agrícola (en especifico, de la piña) y visualizar más ampliamente los problemas y soluciones para los productos agrícolas y por consiguiente, plantear estrategias para la reincorporación de las actividades agrícolas a la economía estatal.

La alternativa para el desarrollo económico y competitivo de un país radica en la creación de clusters, estrategia que asigna al estado la creación de la infraestructura necesaria que coadyuve al florecimiento de industrias y nichos de mercado acordes a la vocación de cada región, y en coordinación con la iniciativa privada (Fuentes y Martínez, 2003).

Los clústers o agrupamientos es una estrategia que permite desarrollar la agroindustria para conseguir el crecimiento económico en un ambiente competitivo y por ende; lograr que los gobernantes tomen decisiones y decidan eficientemente que proyectos necesitan formularse.

Las selvas y bosques de Quintana Roo producen bienes como hule, celulosa, chicle, plantas medicinales, madera, entre otras cosas, así como servicios relacionados con la protección a los suelos, a las aguas, a la fauna silvestre y todo el medio ambiente. En el Estado, el sector forestal fue el primer motor de desarrollo para la creación de nuevos asentamientos humanos y la fundación de las primeras ciudades.

Es necesario destacar, que la producción agropecuaria y forestal ha perdido importancia frente al sector servicios, que actualmente contribuye con más del 90% al PIB de Quintana Roo.

Cancún y la Riviera Maya, son un mercado importante para productos finales de madera, pero los canales de comercialización y distribución de los productores forestales del Estado son débiles. Hoy en día Cancún compra del sur de Quintana Roo principalmente postes y pasto para los techos de construcciones de corte turístico ; por el contrario Chetumal y Felipe Carrillo Puerto consumen pocos productos forestales.

El aprovechamiento forestal está basado en su potencial a largo plazo en la existencia de una reserva forestal estratégica, que los propios dueños del recurso han reconocido y definido como los terrenos que habrán de destinar al aprovechamiento forestal como actividad productiva básica. En el sector forestal, el aprovechamiento maderable sigue siendo el renglón más importante en la economía de 12 mil ejidatarios y pequeños propietarios del Estado.

La alternativa para el desarrollo económico y competitivo de un país radica en la creación de clusters, estrategia que asigna al estado la creación de la infraestructura necesaria que coadyuve al florecimiento de industrias y nichos de mercado acordes a la vocación de cada región, y en coordinación con la iniciativa privada (Fuentes y Martínez, 2003).

¿Que es un clúster?

Grupo de empresas e instituciones interrelacionadas, concentradas geográficamente, que compiten en un mismo negocio. Generalmente incluyen:

  • Empresas situadas en varios escalones de la cadena de valor
  • Empresas productoras de bienes y servicios complementarios
  • Instituciones y organizaciones relacionadas: universidades, centros de investigación, agencias gubernamentales etc,

Es un modo de desarrollo económico sectorial del territorio, también conocido por Agrupación Innovadora, Distrito Industrial o Polo de Competitividad.

Ventajas de formar parte de un clúster

  • Mejora de la posición competitiva
  • Acceso a nuevos mercados
  • Acceso y aprovechamiento eficiente de recursos de alto coste
  • Acceso y aprovechamiento eficiente de recursos complementarios
  • Incremento de la innovación y desarrollo tecnológico
  • Realización conjunta de proyectos compartidos
  • Creación de economías de concentración y de localización
  • Creación y explotación de nuevos negocios
  • Incremento de la productividad y la eficiencia de la cadena de suministro.
  • Reducción de los costes de transporte y almacenaje.
  • Establecimiento de áreas logísticas, industriales y comerciales que sirven para acercar proveedores y clientes y una relación más fluida entre ambos.
  • Creación de organismos empresariales que sirven para impulsar la adaptación de las infraestructuras logísticas a las necesidades de los consumidores.
  • Mayor uso de las energías renovables y, en definitiva, desarrollo de I+D+i (Investigación Desarrollo e Innovación)
  • Crecimiento en la formación de los trabajadores

Registro para formar parte de un clúster

Si deseas formar parte de alguno de los Clústeres del estado llena el siguiente formulario.

Contacto

Dirección de Articulación Productiva

Teléfono 983) 833 4354 ext. 204

Email dir.art.prod.sede@gmail.com