En Quintana Roo #JuntosSaldremosAdelante ante el COVID-19

La idea es que en un coliving se comparta algo más que simplemente el trabajo. El propósito de los colivings es crear relaciones que vayan más allá de lo profesional, buscando el vínculo personal entre los emprendedores que lo habitan.

Y es que conviviendo con personas es cuando mejor puedes llegar a conocerlos, siendo una gran incubadora de grandes proyectos y alianzas, algo que en un coworking no se podría llegar a desarrollar.

Además, a nivel de diseño, estos coworkings están pensados para ofrecer todo tipo de comodidades más allá del espacio de trabajo: salas para relajarse, salas de ejercicio, cocina, comedor, etc. Todo bajo el paraguas de un diseño moderno pero práctico.

El coliving ofrece una propuesta que no es para todo el mundo, pero tiene una clara ventaja. A costa de sacrificar metros cuadrados de privacidad, el coliver está ganando en comodidad: no tiene que dar de alta los servicios básicos (ni pagarlos, ya que están incluidos en la cuota), además puede despreocuparse de cosas como lavar la ropa de cama, recoger la mesa, etc. Es una forma distinta de ver el trabajo, que intenta que este sea una parte integral del estilo de vida, y no compartimentos diferenciados de trabajo y ocio.