Bienvenida

La tarea impostergable de los Archivos es proteger el patrimonio documental de los pueblos, para evitar que a los ojos de muchas personas un simple papel viejo pueda ser tirado a la basura sin ningún remordimiento, porque si nos detuviéramos un minuto en su lectura podríamos descubrir su verdadero valor: una voz del pasado que nos habla en tiempo presente. Una voz que sólo al preservarla cumplirá su misión de trascendencia.

 

Censo de Isla MujeresPadrón de Isla Mujeres y su municipio, Yucatán: 1866. Archivo General del Estado, documento original.

Durante los primeros años de vida de Quintana Roo como Territorio Federal los papeles que hablaban del quehacer cotidiano de la administración pública de aquel entonces fueron debidamente archivados, sin embargo los vaivenes del poder y los embates de la naturaleza conspiraron casi un siglo para intentar borrar nuestra memoria histórica.

 

Buena parte de ese pasado documental, literalmente se ahogó con la irrupción de los distintos ciclones, particularmente con el Janet en 1955. A los años siguientes a la devastación de la naturaleza se sumó una quizá peor: la indiferencia. El archivo se convirtió en un sitio de destierro en la administración pública. En 1981 el gobierno del estado se percató de la abandonada existencia de este organismo y en 1986 se le dotó de un primer marco legal, pero en el terreno de los hechos seguía en el mismo abandono. Tres años después, en 1989, comenzó la reestructuración del Archivo General del Estado para poder cumplir con su verdadera función, comenzar de manera ordenada y sistemática el rescate documental tanto histórico como administrativo.

Ese gran paso nos permite ahora poner los cimientos de una política integral, que considera como patrimonio del dominio público a los documentos, desde que estos son generados hasta su guarda final, protegidos dentro de un marco legal actualizado, que contempla al Archivo como la instancia normativa en la implementación y desarrollo del Sistema de Documentación del Estado de Quintana Roo.

 

 

Estamos hablando de la generación, organización, administración, preservación, conservación, clasificación y difusión de los documentos que constituyen el patrimonio archivístico de nuestra entidad, estamos hablando, no solo de guardar papeles antiguos que nos traen voces del pasado, sino de papeles que hoy, en tiempo presente nos hablan de los quehaceres de las distintas instancias gubernamentales, contribuyendo a establecer cimientos firmes a la democracia mediante la transparencia y acceso a la información. Estamos hablando de ejercer el gobierno de manera institucional y democrática, donde el acceso a la información ya no es el privilegio de unos cuantos, sino derecho de una ciudadanía que sabe que sin información gubernamental pública y transparente no hay democracia que valga.

 

Por otro lado, la misión de preservar la memoria histórica deja de ser una misión autoimpuesta por unos cuantos quijotes porque es fuente de identidad, de sentido de pertenencia y una misión de Estado. Quintana Roo es la entidad con el más alto índice de inmigración del país, más del 50% de su actual población nació en otros sitios de la geografía nacional, que corre el riesgo de ser sin sentir pertenecer. Nuestra misión es no olvidar, preservar y fomentar la identidad local, para eso están los archivos.

 

Así como el caracol guarda todo el murmullo del mar, los papeles de hoy y el ayer, guardan toda la historia de un pueblo que ha sabido arrancarle a la miopía, a la naturaleza y al olvido el orgullo de pertenecer a Quintana Roo.

 

Ante las exigencias tecnológicas de nuestra época y con la finalidad de hacer accesible al público la labor cotidiana y la información que ofrece nuestra institución, el Archivo General del Estado de Quintana Roo se complace en poner a disposición de la sociedad en general su página Web, esperando con ello contribuir a la enorme tarea de socializar la información documental de esta joven entidad.